Leyenda del hilo rojo

En Japón, durante los tiempos feudales, se creía en la famosa historia del hilo rojo. Aquella que narra cómo dos desconocidos se encuentran predestinados a conocerse y establecer algún vínculo, generalmente amoroso.

El relato es bien conocido en todo occidente, importado directamente desde el país del sol naciente. Muchas son las historias de almas gemelas que están destinadas a comprometer sus vidas. Se cuenta que la conexión es indestructible, no importa los avatares del destino, esos dos seres humanos que se unen por medio del hilo rojo, harán contacto en algún momento de sus existencias.

En una antigua dinastía, el emperador se encontraba fascinado por el antiguo relato. Se enteró de una sacerdotisa que decía ser capaz de ver las conexiones entre las personas. Envió una comitiva a su búsqueda, pues ansiaba conocer la persona que estaba destinada para él. Cuando la encontraron, la mística mujer accedió a ayudar al gobernante, a cambio de una generosa ayuda económica.

Leyenda Japonesa del hilo rojo

Las riquezas no eran problema para el importante sujeto. Estaba dispuesto a pagar lo que fuese necesario. Una vez cerrado el trato, ambos, la sacerdotisa y el emperador, salieron al encuentro del alma gemela de éste último.

Recorrieron cientos de kilómetros hasta llegar a un humilde pueblo al sur del país. En un pueblo de pescadores yacía una pobre mujer con una niña de 12 años, la cual prometía ser muy hermosa. Sin embargo, cuando el dignatario llegó a la choza, sólo estaba la madre de la pequeña quien no era muy agraciada.

El hombre, con furia, acusó a la sacerdotisa de estafadora diciéndole que no le daría ni una moneda de oro. Se negaba a aceptar que su destino estaría junto a una vieja artesana. La pitonisa al sentirse engañada, exclamó al emperador:

Tu alma gemela tendrás, pero, cuando hayan pasado cien lunas después de su primer encuentro, ella morirá, y estarás condenado a la tristeza de por vida.

Desde ese momento, nunca la volvió a ver. De regreso al palacio, estaba resignado a no saber nunca quién sería su amor. 10 años pasaron. Ahora él, con 35 años, necesitaba con urgencia una esposa . La dinastía de su familia estaba en juego.

En una de sus acostumbradas caminatas a las afueras de la residencia real, se topó con una hermosa vendedora de 22 años de edad. Fue amor a primera vista. Se acercó para conocerla. Sentía que su encuentro estaba escrito. Al poco tiempo le pidió que se convirtiera en su esposa, a lo cual, ella aceptó. La boda se celebraría el día número cien desde su encuentro. En la tarde de ese día contrajeron nupcias. Pero, al día siguiente, la mujer habría muerto sin causas aparentes, dejando viudo al emperador. Confirmando la condena que alguna vez le hizo aquella sacerdotisa.

Leyendas relacionadas

La mujer de la curva En una conocida avenida de la ciudad de Guadalajara, México son comunes los accidentes de tránsito a altas horas de la noche. Lo llamativo de estos he...
Al sonar el timbre Durante una fría noche de abril, azotada por una tremenda tormenta, Fernanda y su padre se encontraban plácidamente viendo las noticias. En ellas rela...
La leyenda del niño Gerardito Una vieja historia circula por las calles de Quetzaltenango, Guatemala. La de un niño cuya valentía conmovió  al entonces pueblo. Eran los años cincue...
Corazón de cerdo Cuentan las malas lenguas, que en un pueblo de la España profunda, una niña de un matrimonio nació. Era hermosa y sus padres la adoraban. A medida que...
El escalofriante hombre sin párpados Se cuenta que por las calles de Buenos Aires, un hombre de aspecto descuidado deambula por la ciudad. No se trata de un indigente cualquiera. Este tie...
Nueve veces Verónica Fernanda era una chica de 14 años como cualquier otra. Asistía al instituto, por la tarde tenía clases de natación, se reunía periódicamente con sus a...
La leyenda de la casa de los perros En la Ciudad de Guadalajara, México, un hombre de avanzada edad vivía solo en su mansión. Se cuenta que enviudó súbitamente tras un accidente que tuvo...
La leyenda de la Lola Dolores una joven con una belleza inigualable, amable y mesurada. En el pueblo todos la conocían como “La Lola”; su padre quien quería lo mejor para e...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *